Energías renovables: características, tipos y nuevos retos.


Cada día, se habla más de las energías renovables y de cómo el uso de éstas es clave para asegurar el futuro de nuestro planeta. En este post, os vamos a explicar qué se entiende por energía renovable, sus tipos y características.

 ¿Qué son las energías renovables?
 Para empezar, vamos a definir qué son las energías renovables. Son aquellas fuentes de energía basadas en la utilización de recursos naturales: el sol, el viento, el agua o la biomasa vegetal o animal. Se caracterizan por no utilizar combustibles fósiles, sino recursos naturales capaces de renovarse ilimitadamente. Uno de sus puntos fuertes es que tienen un impacto ambiental muy escaso, pues además de no emplear recursos finitos, no generan contaminantes. A las energías renovables se les conoce también como energías alternativas o energías verdes.


 ¿Qué características tienen las energías renovables? 

Ayudan a potenciar el autoconsumo
 El uso de las energías renovables contribuye a que las casas sean mucho más autosuficientes en su consumo eléctrico. En un futuro no muy lejano, todos los edificios construidos deberán tener sus propias placas solares, calderas de biomasa o puntos de recarga para el coche eléctrico en su garaje comunitario; el autoconsumo eléctrico es mucho más fácil de alcanzar de lo que imaginamos. 

Son energías beneficiosas para el medio ambiente 
Estamos constantemente luchando contra el cambio climático y buscando nuevas vías para cuidar nuestro entorno y hacerlo más sostenible. Un paso importantísimo es el uso de las energías renovables o alternativas a las energías tradicionales. Éstas dañan el medioambiente a través de los residuos que generan y que proceden de la producción de ellas mismas. 

Son recursos naturales gratuitos e inagotables 
Las energías renovables proceden de recursos naturales de acceso gratuito e inagotables. 
Siempre tendremos agua, viento o sol con los que producir energía limpia. En cambio, la energía generada a partir de combustibles fósiles (carbón, petróleo o gas) dispone de unos recursos limitados y son contaminantes para el medioambiente. 

Las energías renovables pueden llegar a lugares aislados
Las energías renovables, al generar la energía a través de fuentes naturales, se pueden encontrar en cualquier sitio del mundo; con lo cual, cualquier rincón del mundo puede generar su propia energía y ser autosuficiente. 

El uso de las energías renovables es un plus para lograr la independencia energética 
De todos es sabido que España no es un país donde abunden combustibles fósiles como el carbón o el petróleo y sus derivados, gas; pero sí que es muy rico en recursos naturales necesarios para generar energía limpia que ayuden a disminuir las emisiones de CO2 y el cambio climático. Ante este paradigma, ahora más que nunca debemos utilizar las energías renovables para aumentar nuestra independencia energética, y no tener que comprarla a otros países que encima son energías sucias que contaminan. 

¿Qué tipos de energías renovables existen? 
Existen diferentes tipos de energías renovables. Partimos de la base de que podemos obtener energía de muchas maneras, solo hay que transformarla, en este caso, en energía eléctrica. En la naturaleza podemos encontrar variedad de fuentes inagotables de las que extraer energía. A continuación, enumeramos los diferentes tipos de energías renovables que existen: 

Energía solar
La energía solar es aquella que obtenemos del sol. A través de placas solares se absorbe la radiación solar y se transforma en electricidad que puede ser almacenada o volcada a la red eléctrica. También existe la energía solar termoeléctrica, que es aquella que utiliza la radiación solar para calentar un fluido (que puede ser agua), hasta que genere vapor, y accione una turbina que genera electricidad. Puedes ampliar la información sobre energía solar en este post. 

Energía eólica 
En el caso de la energía eólica la generación de electricidad se lleva a cabo con la fuerza del viento. Los molinos de viento que están en los parques eólicos son conectados a generadores de electricidad que transforma en energía eléctrica el viento hace girar sus aspas. También tenemos un artículo donde ampliamos la información sobre energía eólica. 

Energía hidráulica 
La energía hidráulica o hidroeléctrica es otra de las energías alternativas más conocidas. Utiliza la fuerza del agua en su curso para generar la energía eléctrica y se produce, normalmente, en presas. 

Biomasa 
Esta energía alternativa es una de las formas más económicas y ecológicas de generar energía eléctrica en una central térmica. La energía biomasa consiste en la combustión de residuos orgánicos de origen animal y vegetal. Con producto biodegradable, como serrín, cortezas y todo aquello que pueda ir “al contenedor marrón”, se puede prensar un combustible que prenda el fuego a modo de yesca, siendo sustituible el carbón por este producto y, a gran escala, pudiendo ser utilizado para producción de energía de forma renovable. Si quieres saber más sobre energía biomasa visita nuestro artículo al respecto. 

Biogás 
El biogás es una energía alternativa producida biodegradando materia orgánica, mediante microorganismos, en dispositivos específicos sin oxígeno, así se genera un gas combustible que se utiliza para producir energía eléctrica. 

Energía del mar 
La energía mareomotriz o undimotriz según si aprovecha la fuerza de las mareas o de las olas, es la producción de energía (eléctrica) gracias a la fuerza del mar. 

Energía geotérmica 
Energía alternativa que nace en el corazón de la tierra, la energía geotérmica es aquella que aprovecha las altas temperaturas de yacimientos bajo la superficie terrestre (normalmente volcánicos) para la generación de energía a través del calor, pues suelen encontrarse a 100 o 150 grados centígrados. Es un tema apasionante sobre el que también hemos escrito un artículo ampliando la información. 

¿Cuáles son los retos de las energías renovables?
Estamos viviendo una época de transición energética que se caracteriza por la importancia del uso de las energías renovables, la descarbonización, el uso de combustibles menos contaminantes, placas solares en nuestras casas, sistemas de almacenamiento de electricidad, o incluir en nuestras vidas el vehículo eléctrico, entre otras cosas. Uno de nuestros valores como empresa es precisamente incluir la transición energética en el corazón de todo lo que hacemos. Puedes visitar nuestra sección dedicada de transición energética en España para ampliar información.


Ante este nuevo escenario, es totalmente necesario modificar nuestros patrones de consumo si queremos llegar al objetivo de reducir las emisiones de CO2 y hacer un entorno más sostenible con el medioambiente. 
Asimismo, después de la liberalización del mercado de las compañías eléctricas en el año 2014, el mercado energético ha dado un giro de 180 grados. Ahora el consumidor es el verdadero protagonista y puede elegir entre diferentes modalidades de contratación de energía o elegir la comercializadora energética que más le convenga. Esto he provocado que sea necesaria la digitalización de la red para una mayor trasparencia del consumo y de la factura. También, la construcción de los edificios se ha vuelto mucho más sostenible con la incorporación de placas solares, elementos de eficiencia energética o incluso puntos de recarga de coche eléctrico. En definitiva, luchar contra el cambio climático requiere profundos cambios en nuestro modelo energético y en nuestros patrones de conducta pero es ya un compromiso ineludible para la sociedad. 


FUENTE: https://www.factorenergia.com/

Made with Pingendo Free  Pingendo logo